Gerenta General de ASIPLA participa en II Semana del Clima

El panel destinado a Economía Circular generó un interesante debate sobre el camino que debe recorrer Chile para disminuir los residuos en el futuro. Balcells fue enfática en señalar que el origen de la contaminación no son los plásticos, sino la disposición final de los residuos.

La II Semana del Clima organizada por la Fundación Konrad Adenauer Stiftung, se llevó a cabo en el Edificio Telefónica entre el 17 y 19 de octubre y contó con un alto nivel de paneles y expositores, además de una interesante feria, con alrededor de 24 stands relacionados con el medio ambiente.

Bajo la premisa de que el cambio climático ya está en marcha, y con el objetivo de analizar los últimos estudios científicos que evidencian el avance del calentamiento global, y evaluar las medidas de adaptación y mitigación que se están aplicando en Chile, se realizó este encuentro bajo el lema “Juntos contra el Cambio Climático”.

Las conferencias organizadas, abarcaron los diferentes desafíos que hoy se enfrentan en esta temática, tales como la contaminación de los océanos, el desarrollo y futuro de las energías renovables o la escasez hídrica que afecta no solo a Chile, sino también a otros países del mundo.

Magdalena Balcells, gerente general de ASIPLA fue invitada como expositora a la conferencia ¿Economía Circular como solución?, en la cual compartió escenario con destacados exponentes: Gonzalo Muñoz, Director Ejecutivo de TriCiclos; el Dr. Luis Martínez, académico de la Universidad Central; y Sandra Andreu, Directora de Desarrollo Sostenible de Aguas Andina, quienes discutieron sobre las políticas que se deben realizar, tanto en el mundo público como privado, para desarrollar un sistema de economía circular eficiente.

Respecto de los residuos plásticos, la gerente general de ASIPLA insistió en que hay que entender que al hablar de contaminación ambiental el problema no son los plásticos, sino la excesiva generación de todo tipo de residuos y su disposición final. Asimismo, insistió en que, para aplicar exitosamente la Economía Circular, el camino de la prohibición no es el correcto, sino que hay que buscar las regulaciones más eficientes posibles.