ASIPLA PARTICIPÓ EN WEBINAR DE CIPA SOBRE VALORIZACIÓN DE EyE

El Centro de Investigación de Polímeros Avanzados, CIPA, en colaboración con ASIPLA, organizaron el pasado 10 de septiembre un webinar llamado “Valorización de envases y embalajes plásticos para la fabricación de nuevos productos: nuevas oportunidades para la industria transformadora del plástico bajo la Ley REP”, instancia en la que participó como expositora Magdalena Balcells, gerenta general de ASIPLA, con una detallada presentación sobre el potencial de reciclaje de los plásticos y las implicancias de la Ley REP para el sector. (DESCARGUE PRESENTACIÓN DE ASIPLA AQUÍ)

A ella se sumaron las ponencias de Ximena Bustos, Encargada de Análisis y Ensayos de CIPA, quien presentó sobre los atributos técnicos para la valorización de plásticos reciclados; y Jesús Serrano, ingeniero de Desarrollo de CIPA, que se refirió a la incidencia de plásticos reciclados en la formulación de nuevos productos.

La actividad, que convocó a más de 60 asistentes de distintas regiones de Chile y otros países, fue también una oportunidad para dar a conocer las innovaciones que está llevando a cabo CIPA, centro de investigación que se presenta como un importante aliado de ASIPLA y sus empresas socias en el desarrollo de los sectores agroindustrial, construcción, forestal, salud y químico.

Gracias a un progreso sostenido, con innovaciones del más alto nivel y capacidades para prestación de servicios y contratos de gran componente I+D, CIPA ha impulsado novedosos avances en beneficio de la industria productiva, las personas y el medioambiente, fruto de la ciencia aplicada en materiales de origen natural, sintético y reciclado. Así lo avalan sus 50 clientes permanentes, más de 200 servicios técnicos especializados y 48 proyectos ejecutados solo en los últimos cinco años, seguido de licencias concedidas y la creación de una empresa de base tecnológica, además de destacados reconocimientos a nivel local y nacional por sus desarrollos.

Un primer ejemplo es el material renovable denominado FlexBio, que se diferencia de los plásticos tradicionales de origen fósil, por ser biodegradable y compostable, derivado de desechos forestales del pino radiata, un residuo proporcionado por MIPYMES madereras de la Provincia de Arauco. Con ellos se firmó un acuerdo para la creación de nuevos productos, dejando más de US$100 mil en equipamiento en ese territorio.

Inicialmente, FlexBio fue desarrollado para aplicaciones en agricultura, empaque para retail y contenedor de residuos orgánicos domésticos. Sin embargo, CIPA redirigió su uso ante la emergencia sanitaria producida por el coronavirus, impulsándolo como materia prima para la fabricación de elementos de protección personal. Esta iniciativa le permitió al centro adjudicarse el concurso “Fondo de Investigación Científica Covid-19”.

CIPA también avanza en la utilización de la nanotecnología, con materiales basados en óxidos metálicos de zinc y cobre, que eliminan los riesgos sanitarios presentes en el ambiente. Sus usos potenciales están en insumos médicos, enriquecidos con esas nanopartículas, tanto en mascarillas, guantes, vendajes y desinfectantes, u otros productos en los que se podrían incorporar como agentes antimicrobianos.

Hoy día, CIPA ha triplicado sus instalaciones, alojadas en terrenos de la Universidad del Bío-Bío, con una reciente inversión de 500 millones de pesos, tanto con aportes propios, como del Gobierno Regional del Biobío y la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo, ANID. Estas nuevas instalaciones permitirán potenciar novedosas capacidades de investigación y transferencia tecnológica a diversos sectores productivos de la región y el país.

Una de ellas es la formulación Bionofrost, un anticongelante para proteger los cultivos de frutales y que entró en una fase experimental piloto, en el marco de un proyecto FONDEF y gracias a la alianza con dos líderes de la agroindustria: COPEVAL, en la comercialización de agroinsumos y Frusan, en la producción y exportación de frutas. Este es un producto que protege los frutales del impacto generado por las heladas primaverales, sobre los primordios florales, en cultivos como cerezos y kiwis.

CIPA también fortalece la competitividad de pequeños productores en otros frutales, para el aprovechamiento completo de la vid en las viñas del Valle del Itata. Mediante la extracción de una variedad de materias primas, generadas en la producción vitivinífera como uvas, cáscaras, sarmientos y hojas de parra; CIPA ha impulsado un nuevo modelo de negocio al incorporar estos elementos en la producción de jugos, suplementos alimentarios y elementos cosméticos, dando una alternativa de consumo y fabricación más allá del vino.