Académicos proponen modificaciones a la normativa de envases para alimentos

En el marco de un proyecto Fondef, investigadores del Laboratorio de Envases (Laben), del Plantel, proponen al Ministerio de Salud realizar modificaciones al Reglamento Sanitario de Alimentos, con miras a resguardar la salud de las personas y la inocuidad química de los productos alimentarios.

laben

Tras años de investigación, académicos de la Universidad presentaron una propuesta de modificación del Reglamento Sanitario de Alimentos, específicamente sobre aquellos aspectos vinculados con los materiales plásticos que están en contacto con ellos. Lo anterior, con la finalidad de garantizar la inocuidad química de los productos alimentarios que son puestos a disposición del mercado nacional e internacional.

 

“Para llegar a mercados lejanos necesitamos garantizar alimentos inocuos. No podemos arriesgarnos a perder mercados a los que nos cuesta tanto llegar, por contaminación”, señaló la Dra. María José Galotto, quien lideró esta investigación financiada con recursos Fondef y que tuvo su cierre oficial este viernes (28), en una reunión realizada en el Hotel Plaza San Francisco.

 

Con esta investigación, el equipo del Laboratorio de Envases (Laben) de esta Casa de Estudios, aporta en uno de los eslabones de la cadena de producción de alimentos. De acuerdo a la Dra. Galotto su contribución tiene que ver con el “control de riesgos que pueden influir en la calidad e inocuidad de los alimentos, afectando la eficacia del propio material y, por ende, la seguridad del envase”.

 

En ese sentido, “el proyecto ha finalizado con la presentación al Ministerio de Salud, de una propuesta de Modificación del Reglamento Sanitario de los Alimentos, que será de cumplimiento obligatorio para la industria y, además, del desarrollo de una norma INN como herramienta de control del cumplimiento de la legislación”, indicó la investigadora.

 

Para lo anterior, el equipo de investigadores trabajó mancomunadamente con representantes de los industriales del plástico (Asipla) y del Ministerio de Salud, así como con actores de empresas del sector transformador de envases y empresas agroalimentarias.

 

“Nuestro principal resultado ha sido poner a disposición del país los instrumentos necesarios para crear valor percibido de nuestros productos, porque vamos a ser capaces, como empresa fabricante de envases de alimentos, de vender nuestro envase con la certificación de que es inocuo para el alimento”, indicó la Dra. Galotto.

 

Metodología para migraciones

 

En la reunión también se dio cuenta de una metodología analítica que permitirá medir las migraciones, un concepto que alude a los componentes del material del envase que son traspasados a los alimentos; y para lo cual se estudiaron mamaderas de origen chino y nacional.

 

La Dra. Alejandra Torres, miembro del Laben, explicó que en la producción del policarbonato es posible que existan reacciones químicas que no finalicen de manera óptima, quedando disponibles moléculas de Bisfenol A (BPA). “Este compuesto orgánico presente en los envases plásticos ha generado controversia en la Unión Europea, donde se ha indicado que su uso produce efectos negativos, por ejemplo en la actividad hormonal”.
Para medir este proceso de migración se realizaron análisis experimentales de migración específica, y se desarrolló un modelo matemático que complementará el reglamento propuesto.

Formación de capital humano

 

En la actividad el Dr. Abel Guarda, director del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos (Decytal) y director alterno del proyecto, remarcó que como unidad académica trabajan “arduamente en la formación de líderes en el ámbito de la investigación en ingeniería de los alimentos, con la vocación clara de incrementar la competitividad en empresas chilenas a través de la innovación y el desarrollo, asegurando la calidad e inocuidad de los alimentos”.
Por su parte, el subdirector de Fondef, Khaled Awad, expresó que como entidad “siempre pensamos que esta idea era buena y necesaria para el país”.

 

Por su parte, Mariela Formas, en representación de las empresas, planteó que “para nosotros como industria es fundamental tener una regulación que nos avale para resguardar la salud de las personas”.