SOFOFA Y REGENERATIVA PRESENTARON DIAGNÓSTICO DE APL DE ECOETIQUETADO PARA EYE

En este trabajo participan activamente la gerenta general de ASIPLA, Magdalena Balcells, y el presidente del Comité de Economía Circular del gremio, Marcos Segal, quienes han sido relevantes a la hora de recomendar la inclusión de elementos como la huella de carbono del envase.

Tras cerca de cuatro meses de levantamiento de información y elaboración de entrevistas a actores clave, Sofofa, junto a la consultora Regenerativa, el Ministerio del Medio Ambiente y la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, presentaron el diagnóstico del Acuerdo de Producción Limpia de Ecoetiquetado para Envases y Embalajes.

Este APL tiene dos objetivos -incidir en la preferencia de compra de los consumidores y facilitar y orientar la experiencia de reciclaje de las personas- y los resultados del diagnóstico arrojaron importantes definiciones. Entre ellas, que la ecoetiqueta tiene que ser simple y clara para que el consumidor la pueda entender (texto, simbología y colores); visible en el envase; debe ser un diferenciador positivo; de carácter voluntario; evitar confusión con otras declaraciones en el envase; validada por un tercero imparcial; estar en coordinación y alineamiento con el sistema de gestión de residuos nacional/local; e involucrar a actores claves de la industria y gobierno central y local, por mencionar solo algunas consideraciones.

Con relación a las cuatro dimensiones iniciales definidas para este APL, el diagnóstico determinó que “Reciclabilidad” y “Fácil Segregación” serán los elementos fundamentales a la hora de cumplir con el ecoetiquetado. Para ello se deberá aplicar un árbol de decisión que permitirá determinar la graduación de reciclabilidad. Los criterios de éste estarían relacionados con el porcentaje de material reciclable, la disponibilidad de infraestructura, el sistema de reciclaje y las complejidades.

Respecto de la aplicabilidad del “Sobre embalaje”, se definió que es complejo definir un indicador único para todos los EyE y el criterio entraría en conflicto con otros atributos que deben asegurar la calidad del producto. Este punto sería regulado naturalmente por la Ley REP.

Finalmente, con relación a la aplicabilidad del “Análisis del ciclo de vida”, se explicó que hace más sentido aplicar un enfoque de ciclo de vida a una ecoetiqueta dirigida al producto completo, en lugar de sólo a envases y embalajes, y no fue recomendable incorporarlo en esta etapa inicial de desarrollo y pilotaje. No obstante lo anterior, ASIPLA -representada por su gerenta general, Magdalena Balcells, y el presidente del Comité de Economía Circular, Marcos Segal- hizo hincapié en la necesidad de que esta ecoetiqueta incluya información de la huella de carbono del envase como un dato relevante a la hora de definir su impacto ambiental, elemento que sería considerado.

En conclusión, y considerando que los sellos de ecoetiquetado pueden ser de reconocimiento (información simple a la hora de comprar un producto) e información de atributos (información más elaborada para la compra o fase de disposición final), se estimó conveniente comenzar con un ecoetiquetado tipo sello de reconocimiento, que permita distinguir entre elementos reciclables y no reciclables.