Ingreso de Téngase Presente ante Tribunal Constitucional por prohibición de bolsas plásticas

A raíz de la aprobación del proyecto de ley que prohíbe el uso de bolsas plásticas en todo el territorio chileno, las empresas que conforman el Comité de Bolsas -apoyados por el Directorio de ASIPLA– han iniciado una estrategia judicial que tiene por objeto demostrar la inconstitucionalidad de la ley, con el fin de que sea vetada por el Tribunal Constitucional y se impida su publicación.

Para esto, las empresas que actualmente participan en el Comité de Bolsas contrataron los servicios del estudio de abogados Gómez, Pallavacini & García, quienes la tarde de ayer ingresaron un documento Téngase Presente ante el Tribunal Constitucional.

La presentación en el TC, entre otras cosas, se basa que la Ley que Prohíbe las Bolsas Plásticas vulnera abiertamente los derechos constitucionales a desarrollar actividades económicas lícitas, a la igualdad ante la ley y a la no discriminación arbitraria. Si esta iniciativa del Ejecutivo es tolerada por el TC, la discusión no será en el futuro acerca de si se ha establecido con precisión los límites a las regulaciones que son tolerables, de acuerdo a la Carta Fundamental, o de las prohibiciones que no lo son, sino que más bien, cuál es la siguiente industria o actividad económica que, por razones de impopularidad ante la opinión pública, o el capricho del legislador, se estime conveniente prohibir o impedir, cuando se trata de una actividad económica lícita.

Es importante destacar que ASIPLA, como gremio de la industria del plástico, comparte profundamente la preocupación por los riesgos medioambientales que puede originar el plástico; sin embargo, en todo momento ha planteado la necesidad de una regulación, la cual sería más eficiente que la prohibición, sobre desde la efectividad de la aplicación de la economía circular como modelo fundamental a seguir.

Es necesario mencionar que, durante la casi nula discusión de este proyecto, ASIPLA en diversas ocasiones tomó contacto con el Ministerio del Medio Ambiente y la Comisión de Medio Ambiente del Senado para solicitar ser escuchados y aportar con antecedentes técnicos que hicieran de la ley una normativa medioambientalmente eficiente, solicitudes que no fueron acogidas, cerrando las puertas a toda discusión. Es así que hoy tenemos un proyecto de ley con importantes vacíos legales y técnicos ad portas de transformarse en ley, sin que necesariamente se reporten beneficios medioambientales en el futuro.

Hoy Chile cuenta con una Ley de Fomento al Reciclaje, conocida como Ley REP, que tiene el respaldo transversal de la ciudadanía y que ha logrado el consenso de los últimos tres gobiernos. Lamentablemente la lentitud con la que ha actuado el Ministerio de Medio Ambiente para la fijación de los reglamentos y metas de recolección y valorización, sobre todo para el producto prioritario de envases y embalajes, ha ocasionado la proliferación de este tipo de proyectos de ley que buscan regular de manera paralela problemas que la REP ya considera.

Esperamos que el documento presentado ante el Tribunal Constitucional sea acogido y abrimos nuestras puertas una vez más a las autoridades, para trabajar de manera conjunta en una regulación que, en forma eficiente y bien pensada, permita tanto a la industria como a los ciudadanos contribuir en el cuidado del medioambiente.